FASTest ® IgG bovine Ver más grande

FASTest IgG bovine

Nuevo

Test rápido para la detección de anticuerpos IgG (estado inmunitario) en sangre, plasma o suero del bovino.

Más detalles

Ficha técnica

Método Inmunocromatografía rápida
Sensibilidad 97,7%
Especificidad 92,4%
Reactividad Bovinos

Más

FASTest ® IgG Bovine Test rápido para la detección de anticuerpos IgG (estado inmunitario) en sangre, plasma o suero del bovino.

El sistema inmune protege al cuerpo frente a la invasión de diferentes patógenos (antígenos). Una parte de esta protección, la inmunidad humoral, está garantizada por la formación de anticuerpos solubles en sangre (inmunoglobulinas). Las inmunoglobulinas G (IgG, gammaglobulinas) pertenecen a los anticuerpos tipo G, dirigidos principalmente contra virus y bacterias.

Debido a las condiciones placentarias características, los terneros recién nacidos a menudo no poseen IgG o no de forma notable. Por ello la base mas importante de la profilaxis inmunitaria es una suplementación adecuada con IgG.

Ésta transferencia de IgG se basa en la ingestión de calostro (transferencia pasiva adecuada) justo después del nacimiento hasta máximo 24 h después. Tanto el momento de la ingestión del calostro, como la cantidad de IgG absorbidas tienen influencia significativa sobre la concentración serológica de IgG en el ternero.

Los trastornos en la transferencia de inmunidad pasiva pueden estar causados por una succión inadecuada (reducida vitalidad, depresión respiratoria neonatal, etc.), vía de administración del calostro, bajos niveles de IgG en el calostro, absorción inadecuada de IgG o estrés ambiental. Las consecuencias de un síndrome de inmunodeficiencia son terneros débiles con mayor vulnerabilidad frente a enfermedades infecciosas neonatales como la neumonía enzoótica del ternero, diarrea neonatal y otras enfermedades neonatales.

La incidencia de enfermedades en las vacas durante el periparto (distocia, metritis, mamitis, etc.) es más elevado que en ninguna otra especie. Además del déficit energético, la concentración de IgG (especialmente IgG1) afecta a la inmunidad antes y después del parto. Las últimas investigaciones muestran las siguientes concentraciones de IgG1 en vacas sanas con partos eutócicos y un periodo postparto fisiológico:

– Ø 38 mg/ml a los meses de gestación

– Ø 15 mg/ml concentración fisiológicamente baja peripartal

– Ø 30 mg/ml aumenta a los 4 meses postparto

Las vacas sanas, hayan recibido o no una cesarea, solo presentan un postparto sin trastornos cuando la concentración de IgG es fisiológica o está poco por debajo de éste valor. Si la concentración de IgG intrapartal ya está notablemente disminuida (< 15 mg/ml), se observará una incidencia aumentada de las enfermedades asociadas con los genitales durante el periparto. El momento óptimo para el análisis con FASTest® IgG bovine se encuentra entre las 24 y 48 h (máximo 7 días) postparto en terneros y entre el tercer y séptimo día postparto en la vaca.

FASTest® IgG bovine permite al veterinario confirmar in situ y sin costes técnicos (FASTest® IgG bovine: IgG ≤ 12 mg/ml) o rechazar (FASTest® IgG bovine: IgG > 12 mg/ml) la sospecha de un trastorno en la transferencia de la inmunidad pasiva / síndrome de inmunodeficiencia en la vaca y el ternero. Con ello se puede establecer óptimamente el estado inmune de vacas y terneros en el periparto. De ello resultan una disminución del intervalo parto-1ª inseminación, del intervalo 1ª inseminación-gestación y del intervalo parto-gestación efectiva, al igual que se reducen las pérdidas de terneros.

Descargar